Qué es el cross docking y sus diferentes tipos

¿Sabes que puedes aplicar el cross docking en tu negocio de e-commerce? Con la coordinación adecuada, conseguirás una rápida distribución de la mercancía sin incurrir apenas en gastos de almacenamiento. Hoy, en Amphora, vamos a ver qué es cross docking, cómo funciona, de qué tipos consta y cómo te puede ayudar a agilizar tus operaciones.

Cross docking

¿Qué significa cross docking?

Antes de empezar, veamos qué significa cross docking: el significado de cross docking es “atravesar los muelles” (del almacén).

Entonces, ¿qué es el cross docking en logística? Pues es simplemente una operación que consiste en que la mercancía entre en un almacén sin que necesariamente se produzca a continuación un almacenaje del mismo.

En otras palabras, el cross docking consiste en un método de preparación de pedidos en virtud del cual la mercancía es distribuida directamente al usuario sin haber pasado por un periodo de almacenamiento previo, o donde tal periodo haya sido muy corto.

Normalmente, en las operaciones de la cadena de suministro (supply chain) se da un flujo discontinuo en los movimientos de mercancía: los pedidos entrantes llegan a un ritmo y la salida de las mercancías sigue una cadencia distinta. No suele haber sincronía entre ambos conjuntos de procesos, y de ahí surge la necesidad de almacenar la mercancía.

No obstante, ¿qué pasaría si fuese posible coordinar a todos los implicados en la cadena de suministro para que la mercancía entrante partiese enseguida hacia sus destinatarios? Pues que el trabajo de los operarios del almacén sería muy distinto y, desde luego, ¡se vería claramente optimizado!

Para ejecutar el cross docking es necesario dar una serie de pasos:

  1. Los proveedores programan la distribución de la mercancía.

  2. El almacén recibe los pedidos entrantes (stock en tránsito).

  3. Los operarios del almacén realizan la recepción de la carga (la validan, registran y revisan).

  4. Los operarios del almacén embalan y etiquetan los bultos recibidos con los datos de los destinatarios.

  5. Se realiza un proceso de consolidación si la naturaleza de la salida de mercancía lo requiriera.

  6. Se efectúa la expedición de la mercancía.

¿Qué paso nos hemos saltado? El proceso de almacenaje. Es decir: los encargados de la recepción de la mercancía no han invertido ni un solo minuto de su tiempo en ubicar los bultos en las baldas del almacén.

Por lo tanto, la mercancía se ha quedado en un punto intermedio (el dock, el muelle) desde el cual se expeditará hacia sus destinatarios sin haber pasado por el tedioso proceso de almacenaje.

Existen formas distintas de organizar las tipologías de cross docking, un proceso que puede llevarse a cabo con unidades de carga diferentes. Lo cierto es que, cuanto menos tiempo tenga que perder un operario de almacén en clasificar los bultos que entren, menos recursos se habrán gastado y más ágil se volverá el proceso de entrega.

Solicita tu demo y olvídate de la logística

Tipos de cross docking

Cross docking predistribuido

En este tipo de cross dockingel proveedor ajusta las unidades de carga de forma que coincidan con la naturaleza de la demanda final.

El trabajo de los operarios del almacén es mucho más sencillo de esta forma. Solo tendrían que validar que la mercancía entregada se ajusta a los albaranes y al packing list y, posteriormente, etiquetar y/o embalar la unidad de carga de nuevo para enviarla al destinatario.

Esta forma de trabajar es muy efectiva cuando un cliente compra mercancía teniendo en cuenta las unidades de carga, por ejemplo, cajas o pallets completos.

Cross docking consolidado

Esta variedad de cross docking requiere que las mercancías sean manipuladas para adaptarse a lo que pide el destinatario. Las unidades de carga que entran se trasladan a una zona intermedia (zona de acondicionamiento o zona de cross docking), en la que los operarios la examinan y la ajustan a la demanda.

Este proceso puede implicar que los operarios de almacén construyan pallets o cajas completas a partir de unidades de carga superiores. También puede suceder justo lo contrario: que haya que dividir la mercancía en kits o paquetes individuales.

Cross docking híbrido

Este tipo de cross docking es más complejo, ya que implica combinar la mercancía entrante con el stock físico disponible en el almacén. Dicho de otro modo, significa crear las nuevas unidades de carga a partir de ambos stocks.

En estos casos, la mercancía que se recibe se queda en el área de cross docking, y las expediciones se completan con los artículos que ya están en el stock. 

¿No sabías qué es cross docking? Como has comprobado, puede ser una estrategia muy interesante para optimizar los tiempos y los costes de almacenaje. Desde Amphora te recomendamos que utilices cross docking siempre que puedas, ya que podrás dar un servicio más ágil en tu e-commerce, ganarás tiempo en concepto de manipulación y ahorrarás dinero por adquirir unidades de carga completas.

Nueva llamada a la acción